viernes, 4 de noviembre de 2016

Promesa Cumplida, Cristo Moreno

Señor de los Milagros, 
a ti recurrimos los oprimidos del corazón,
pidiendo con fe y devoción intercedas por nosotros.
Calma nuestras angustias y pesares, 
llénanos de luz, esperanza y compasión, 
damos fuerza y amor para cargar nuestra cruz, 
vuélvenos ejemplo de tu poder milagroso. 
Te pedimos con amor y humildad, 
seas nuestra guía y luz en este mundo de tinieblas, 
y que Dios actúe en nosotros según sus planes, 
por encima de los nuestros. 
AMEN

Mis vínculos con el Señor de los Milagros cada vez se iban haciendo más fuertes, no por ser milagrosos sino porque no hacía caso, y cuando no haces caso a las señales de la vida, la vida te grita más fuerte. Así fue como mi “hermano sagrado” me hizo ver que “el barbas” me llamaba y que tenía que ir (http://kikin-rispa.blogspot.pe/2016/06/la-revelacion-de-mi-falta-de-humildad.html), sumado a las otras “anécdotas” que yo ya le había contado (http://kikin-rispa.blogspot.pe/2013/10/anecdota-o-milagro.html)

No podía pasar más tiempo pues como saben el tiempo es relativo, por eso hay que aprovecharlo como lo que es, como un regalo diario que no puede ser desperdiciado. Por eso este año decidí asistir a todas las procesiones del Señor de los Milagros, sea la hora que sea, y el tiempo que pueda. 

Como para que no me gane la flojera y el cansancio, “el barbas” me mandó compañía para los cinco recorridos y fue la mejor compañía que pude tener, tanto por su devoción, como por su espíritu guerrero y por el cariño que nos tenemos. 

Sin duda así es más fácil cumplir las promesas y pude cumplir la mía. Estuve ahí en los 5 recorridos… lloré, recé, pedí, ofrecí… con fe y amor, por mí y por los demás, pues siempre pido por este mundo cada día más egoísta.

Así pues Señor de los Milagros en ti confío para que veles por mi salud y la mantengas fuerte para poder seguir siendo un mensajero del amor de Dios, transformado en fortaleza, perseverancia, esperanza y solidaridad… durante el tiempo que  me concedan. 

Que así sea.


¡He dicho!

Fe.- Reza, así te cueste creer… si no quieres rezar por ti, reza por mí… yo lo haré por ti, yo creo, yo tengo fe.


Kikín Rispa
(04 de Noviembre del 2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siempre es buen recibir comentarios... ayudan a seguir mejorando y a continuar escribiendo. ¡GRACIAS!